Balance de la escena de la música electrónica en Asturias en 2011 | Musicom

Un año discreto en la escena electrónica en Asturias

febrero 15, 2012 Sin comentarios »

 

(Esta crónica aparece en el Anuario de la Música en Asturias 2011, que acaba de editarse).

Podríamos afirmar que la escena electrónica en Asturias celebrará este año 2012 sus bodas de plata. Fue en torno a 1987 cuando algunos locales underground de Oviedo comenzaron a pinchar una música que arrasaba en Ibiza y en la costa levantina. El movimiento se fue expandiendo por diferentes garitos asturianos y se convirtió en un tsunami imparable desde mediados de los noventa hasta finales de la primera década del nuevo milenio. La región ha sido uno de los epicentros de la escena española y europea, tanto en cantidad de eventos como en la calidad de los artistas protagonistas: los autóctonos y los internacionales.

  Y, claro está, con todo ese bagaje y acostumbrando al personal a degustar pata negra todos los fines semana, cuando toca comer jamón de recebo, a muchos les parece calderilla ibérica. Puro refalfiu.

  Es cierto que el balance del pasado año pone de manifiesto que la crisis también ha llegado al dance, sobre todo en cuanto a asistencia si se compara con la de antaño. Muchos afamados dj´s siguen sin bajarse de la burra y eso obliga a los programadores a fijar unos precios no demasiado asequibles para una juventud a la que, por lo general, les das ahora la vuelta y a los pobres no les caen ni cinco duros al suelo. La consecuencia es que los grandes eventos se han convertido en una lotería, donde el promotor puede sonreír o darse un batacazo considerable. Uno de los más sonados reunió a casi mil personas en la Feria de Muestras, una cifra insuficiente para el coste de producción, pero una asistencia que firmarían ahora mismo la mayoría de promotores de rock. Y esa situación inseguridad aconsejó mayor cautela y una reducción  de las fiestas.

   Pero si damos un repaso a la oferta de 2011, podemos comprobar que el nivel de artistas siguió siendo elevadísimo y muy por encima de la media de lo que se programa en otras zonas de España, salvo Madrid y Barcelona. Empezando por lo más grande, el Festival Aquasella celebró en agosto su decimoquinto aniversario con miles de espectadores y un cartel de lujo, que a priori equilibraba ‘mainstream’ (2 Many Dj´s, Sven Vath, Dj Hell, Goove Armada), clase (Dixon, Derrick Carter, Henrik Schwarz, Ewan Pearson, Mathias Kaden…) y poderío (Óscar Mulero, Technasia, Ben Klock & Marcel Detmann…). Lástima que alguno de ellos no estuvieran después a la altura de las circunstancias. Al Aquasella los artistas están obligados siempre a acudir ‘cagaos’ y ‘mexaos’ de casa.

   Otra noche memorable se produjo en febrero en la Feria de Muestras con un Derrick May en estado de gracia, un Vitalic muy cool y un Felix da Housecat regresando a sus potentes orígenes tech-house, que nunca debió abandonar por el electro caduco. Media cornisa cantábrica estuvo allí para contarlo. Se intentó repetir la historia tres meses después en el mismo escenario, y con Jeff Mills de cabeza de cartel, pero no funcionó como se esperaba.

  El Laboratorio de Electrónica Visual (LEV) recortó presupuesto, pero no le restó ni un ápice de imaginación y calidad. Directos nocturnos memorables de Panta du Prince, Apparat, Photek o Darkstar, y explosión de lirismo matinal de Ametsub en un marco incomparable como el Botánico. Afortunadamente, el LEV es uno de los proyectos que se ha salvado de la foguerona.

   Destacar la ascendente Friki Party, de Lugones, la mayor fiesta gratuita de Asturias. O que el Derrameidea, el sucesor praviano del exiliado Derrame Rock, también gratuito, haya incorporado un apartado de música electrónica. Lamentar profundamente la escasa afluencia de otro festival en Llanera, pese a contar con un cartel techno de primera línea. En festivales más underground y experimentales hubo propuestas interesantes en el Trendelenburg, Elektrokinder, el Casiminifest y algún otro.

  Celebrar la apertura de nuevos locales como La Loka o el Sweet 01, en Gijón, por donde pasaron artistas como Sandro Bianchi o Dj Vadim, Jaumetic o Pablo Bolívar. Lamentar cierres como el Club Tocata o, más recientemente, el coqueto Maluka. Y en Avilés y Oviedo se está moviendo también el cotarro y propuestas de categoría como The Martinez Brothers

  Los clásicos como el Albéniz o El Jardín acogieron a dj´s contrastados como Dave Clarke, J. L. Magoya, Toni Rox, Frivolous, Agoria, el asturiano Jairo Catelo, Basti Schwarz o Pete Herbert, uno de los punteros dentro del último hype de la pista: el sonido nu disco. Gran noche también la que ofreció el veterano Laurent Garnier con su nuevo proyecto que combina directo y sesión de dj. El broche del año llegó con el nuevo directo del productor Tetedelacourse, acompañado al piano de Mario Fueyo (Dark la Eme) y la cantante Lara Herrero. House con banda en la clausura de un Festival de Cine de Gijón antes de que se pusiera a temblar

Te puede interesar:

  1. ¿Quieres ir gratis a la fiesta electrónica de Gijón encabezada por Basti Schwarz?

Un año discreto en la escena electrónica en Asturias


Publicar un comentario