La escena electrónica asturiana se amoldó a la crisis en 2012 | Musicom

La escena electrónica asturiana se amoldó a la crisis en 2012

febrero 21, 2013 Sin comentarios »
Kiki y Jimpster pinchando juntos en el Festival Revolution. Foto de José Cezón

Kiki y Jimpster pinchando juntos en el Festival Revolution. Foto de José Cezón

(Crónica publicada en el Anuario de la Música Asturiana correspondiente al año 2012 y que acaba de editarse)

Mesura, sentido común y riesgo controlado. Ésas fueron las principales recetas que aplicaron las promotoras de música electrónica más veteranas para combatir el sexto año de esta crisis de nunca acabar. Y máxime después del bajonazo descarado que el Gobierno le asestó en septiembre a los espectáculos musicales con un incremento tributario insultante. A pesar de las inclemencias en los bolsillos del personal, durante el año 2012 desfilaron por Asturias más de doscientos artistas de primer nivel internacional, lo que indica que la escena dance sigue siendo la más pujante dentro del panorama asturiano en cuanto a oferta y asistencia de público. Destacar la aparición de nuevos festivales y propuestas que tratan de recuperar el espíritu underground y de comunión primigenio. El borrón del año lo protagonizó el Festival Revolution de Llanera, que acabó como el rosario de la aurora. Menos mal que los clubbers son gente tranqui.

En el terreno de la producción, los más veteranos siguen en la brecha, junto a otros artistas que empiezan a ser reconocidos fuera de nuestra tierra, como es el caso de Kresy o Têtedelacourse. La banda The Zares alcanzó la gran final del un concurso internacional de Bilbao en el que casi siempre ganan los de casa. Y el gijonés Jairo Catelo se afianza como el representante más internacional firmando para sellos de primer nivel.

La madre de todas las fiestas, el Festival Aquasella, mantuvo el tipo con cerca de 25.000 personas. La zona techno derrochó su vigor habitual con un cartel que siempre cierra el madrileño Pepo. Y en los espacios alternativos se estrenaron artistas del nivel de Damian Lazarus. Uno de los momentos para el recuerdo lo protagonizó el cierre del asturiano Héctor Llamazares estrenándose en la segunda carpa.

La promotora La Real trató el pasado verano de retrasar la fecha del Aquasella y dejarlo en una sola jornada, pero tuvieron que reconsiderar su postura por aclamación popular y ante la petición expresa del comité organizador del Descenso del Sella de que se hiciera coincidir la fiesta con la prueba deportiva. Eso demuestra que aquella rave ribereña que despertaba recelos en el entorno, se ha convertido en el principal motor económico de la señera fiesta deportiva. Estaría bien que alguien se lo explicara a la Delegación del Gobierno para que sus subordinados no traten a todos los asistentes al festival como sospechosos habituales.

La Friqui Party de Lugones, la mayor fiesta electrónica gratuita de Asturias, que sigue cada año incrementando el número de asistentes, tuvo en su última edición como cabezas de cartel al madrileño Cristian Varela, el británico Trevor Rockliffe y el francés Oxia.

Por su parte, el Laboratorio de Electrónica Visual (LEV) se consolida en la escena europea de la electrónica experimental con su propuesta que equipara música y visuales. Ghostpoets, Prefuse 73, Byetone, Robert Lippock o Various Productions fueron algunas de sus propuestas más celebradas. Y el miniconcierto de los incendiarios Fasenuova, pura dinamita de la cuenca minera.

Entre de las novedades, nació el evento The Baile en el que la promotora Loft Co se decantó por una fiesta diurna, un formato muy poco cultivado en Asturias y muy a tener en cuenta en el futuro. Fue en la resaca de los Fuegos en un marco incomparable como es el Autocine de Gijón y por el que desfilaron Henrik Schwarz, Sasse o Ali Schwarz. Magníficos los directos de los nuestros The Soulders y Têtedelacourse. Y grandioso una vez más el británico Pete Herbert, uno de los dj´s con más clase que han pisado Asturias en muchos años. Sus sesiones son de las que se te pone el ‘pechu pita’. También Loft Co se marcó otro tanto espacio-musical con la Flotarium Party, en Talaso Poniente. Salió tan bien la primera edición que cuentan en los mentideros que despertó demasiadas envidias en el entorno.

Hubo muchas noches con un solo artista internacional y gente de la tierra. El francés Laurent Garnier regresó con su formato LBS, que combina con la maestría de los grandes el directo y la sesión de Dj. Vino de la mano de la promotora Lovejoy, que también trajo a Carl Craig en vivo para celebrar el vigésimo aniversario de su sello Planet-E; Fritz Kalkbrenner, Jeff Mills, Marco Carola, Christian Prommer, Sound of Stereo, Regis o James Ruskin, entre otros.

La Real puso en marcha las fiestas house Insomnia con invitados como Cora Novoa y dos de la casa para completar la terna. Y trajo también a Felix da Housecat, Steve Lawler, Technasia, Agoria, Zombie Kids, Surgeon, Killa Productions o Nina Kraviz. Y noches monográficas con Marco Carola o los asturianos Reeko y Exium. Y Loft Co ofreció a Dj Garth, Dj T y Basti Schawarz, además de su remember de la sala Rocamar.

La promotora 2 Monkeys contribuyó con artistas como Dennis Ferrer, Tiga, Michel Cleis, Eme Dj, Union Jack y Nasty Mondays. La III Noche de las Máquinas, que promueve la web Beatburguer, ofreció en su tercera edición a Pacou, Vince Watson y Viktor Santana. Y en Villamayor (Piloña) se puso en marcha la fiesta techno Corpus Party. Otros locales urbanos ofrecieron una programación continuada como La Loka, Sweet 01, Go, El Zero, Café Dam, Loveboat, Dorsia, Kudhabi, Cube Room y alguno más que nos se nos olvidará. Y las fiestas de San Mateo de Oviedo ofrecieron este año una programación específica de música electrónica con protagonismo de artistas asturianos de la escudería Peacock.

El colectivo Pure Works, que va a cumplir dos años, defiende la pureza de la fiesta y la vuelta al vinilo, un planteamiento que también inspira a Promodiscopy. Los primeros apuestan por fiestas itinerantes con el techno y el house como pilares. Y los segundos se han asentado en la comarca de Avilés con una propuesta más ecléctica y negroide, con el respaldo del hostelero Koldo Miranda, impulsor también del chill-out del Niemeyer. Promodiscopy inauguró la fiesta Music Box en el club del Centro Niemeyer, uno de los espacios más interesantes de la región para mover la zapatilla.

El mayor batacazo de la temporada se produjo en el Festival Revolution de Llanera, por desgracia, crónica de una muerte anunciada. Era una producción sobredimensionada para un mes de mayo lluvioso y con la incertidumbre de estrenar un recinto, aunque sea muy apropiado para grandes eventos. Tres escenarios, disyóqueys de postín y un aforo para varios miles de espectadores que, al final, no llegó ni de lejos a una asistencia de cuatro cifras.

Se vivieron escenas desoladoras, como la de un productor de la talla de Iñaqui Marín actuando sin público. Y surrealistas, como presenciar a dos pesos pesados de la electrónica europea como Kiki y Jimpster ofreciendo juntos una minisesión para no más de cincuenta personas. Artistas como Exium o Pepo ni llegaron a subir al escenario, tras advertirles de que no iban a cobrar. Lo más salvable fueron los sets de Luke Slater, Rex the Dog (con su acompañante ejerciendo de improvisada gogó) o el asturiano Manglés, quien salió airoso tras tener que improvisar casi dos horas de sesión para cubrir los huecos del cartel. La vergonzosa guinda a tan aciaga noche se produjo por la mañana cuando cortaron la corriente a David Mallada, cuando apenas llevaba pinchados tres temas.

Y la tarjeta roja del año para los canadienses Art Department, que dejaron tirados a la gente de Lovejoy nada menos que en la Noche de los Fuegos. Parece ser que Ibiza les confundió en las vísperas. En esta vida hay que ser profesional hasta para colocarse.

 

Te puede interesar:

  1. Un año discreto en la escena electrónica en Asturias
  2. El francés Technasia protagoniza en Gijón la fiesta de presentación del Aquasella 2012
  3. Vota ya las candidaturas de los Premios de la Música Asturiana (AMAS 2012)
  4. El finés Mika Vainio (Pan Sonic), entre las primeras cinco confirmaciones del Festival LEV 2012
  5. El Matinée Group trae a Gijón el Amazing Tour 2012

La escena electrónica asturiana se amoldó a la crisis en 2012


Publicar un comentario